Bayer prevé cerrar la adquisición de Monsanto el 7 de junio

La mayor adquisición de la historia de la empresa duplicará el tamaño del negocio agrícola. Se creará un líder de innovación en agricultura, con una inversión pro forma en I+D de 2400 millones de euros en 2017. Se prevé que la operación genere un valor significativo. Bayer refuerza su compromiso de sostenibilidad e interacción con todas las partes implicadas. El nombre de la empresa seguirá siendo Bayer

Leverkusen, 4 de junio de 2018. Bayer prevé concluir la adquisición de Monsanto el 7 de junio tras recibir todas las autorizaciones necesarias de los organismos reguladores. «La adquisición de Monsanto supone un hito estratégico para reforzar nuestra cartera de negocios líderes en salud y nutrición. Duplicaremos el tamaño de nuestro negocio agrícola y crearemos un líder de innovación en agricultura, posicionándonos para servir mejor a nuestros clientes y aprovechar el potencial de crecimiento a largo plazo en este sector», aseguró Werner Baumann, presidente del Consejo de Dirección de Bayer AG.

Bayer anunció en mayo de 2016 su intención de adquirir Monsanto y firmó un acuerdo con la empresa estadounidense en septiembre de 2016 que fijaba un precio de 128 dólares por acción. En la actualidad, teniendo en cuenta la deuda de Monsanto a 28 de febrero de 2018, esto supone un costo total de unos 63.000 millones de dólares. En el marco del exhaustivo proceso de autorización por los organismos reguladores, Bayer ha acordado la venta de una serie de negocios que generaron 2200 millones de euros en facturación en 2017, por un precio base de 7600 millones de euros en total. Sumando el negocio de Monsanto y restando los negocios que se venderán, los negocios de salud y agricultura habrían sido aproximadamente iguales en tamaño en 2017, con una facturación pro forma total de unos 45.000 millones de euros, de los que unos 20.000 millones corresponderían al negocio agrícola combinado. En 2017, las dos empresas juntas contaban con unos 115.000 empleados, sin tener en cuenta el personal de los negocios que se venderán.

Se espera que la adquisición genere un valor considerable. Bayer prevé que a partir de 2019 se registre una contribución positiva al beneficio por acción de las actividades continuadas. A partir de 2021 se espera que dicha contribución alcance un porcentaje de dos dígitos. Además, tras los correspondientes ajustes para tener en cuenta las desinversiones, Bayer prevé que las sinergias aporten una contribución anual de 1200 millones de dólares al beneficio EBITDA antes de extraordinarios a partir de 2022.

Para la adquisición de Monsanto, Bayer obtuvo un crédito puente inicial de 57.000 millones de dólares. Tal como se anunció en septiembre de 2016, dicho crédito se refinanciará mediante una combinación de operaciones de capital propio y deuda, algunas de las cuales ya se han completado. La última medida de capital propio será una emisión de derechos, que se comunicó ayer.

El 7 de junio, Bayer pasará a ser el accionista único de Monsanto. Según la autorización condicionada concedida por el Ministerio de Justicia estadounidense, la integración de Monsanto en Bayer podrá producirse en cuanto se haya completado la venta de activos a BASF. Se prevé que esto suceda en el plazo de unos dos meses. «Durante los dos últimos años nos hemos preparado diligentemente para la próxima integración. Nuestra amplia experiencia en la integración de otras grandes empresas ha demostrado que somos y seremos capaces de llevarla a cabo con éxito», declaró Baumann.

El nombre de la empresa seguirá siendo Bayer. El nombre Monsanto dejará de utilizarse. Los productos adquiridos mantendrán sus marcas y pasarán a formar parte de la cartera de Bayer.

 

Oferta completa de tecnologías y soluciones innovadoras

«La innovación es vital para producir más alimentos saludables, seguros y asequibles para una población en crecimiento y hacerlo de modo más sostenible. La unión de ambas empresas nos permitirá proporcionar más innovaciones con más rapidez y ofrecer soluciones adaptadas a las necesidades de los agricultores de todo el mundo —señaló Liam Condon, miembro del Consejo de Dirección de Bayer y presidente de la división Crop Science—. En los laboratorios y sobre el terreno, nuestros equipos humanos podrán adoptar un enfoque de innovación mucho más integral a la hora de abordar los enormes retos a los que nos enfrentamos en la agricultura».

Si se incluye a Monsanto, y teniendo en cuenta las desinversiones previstas, las inversiones totales de Bayer en I+D en 2017 habrían ascendido a unos 5700 millones de euros. De ellos, 2400 millones de euros se habrían dedicado pro forma al negocio agrícola combinado.
 

Compromiso reforzado con la sostenibilidad y la responsabilidad

Bayer es plenamente consciente de la responsabilidad añadida asociada a una posición de liderazgo en agricultura. La empresa seguirá reforzando su compromiso en el terreno de la sostenibilidad. Como compañía líder, Bayer está absolutamente comprometida a mantener los máximos niveles de ética y responsabilidad, reforzar el acceso a la salud y la nutrición y seguir reduciendo su huella medioambiental. «Aplicaremos el mismo rigor para alcanzar nuestros objetivos de sostenibilidad que para nuestros objetivos financieros», aseguró Baumann.

Bayer también se compromete a intensificar su interacción con todas las partes implicadas. En ese sentido, Baumann afirma: «Aspiramos a profundizar nuestro diálogo con la sociedad. Escucharemos a quienes nos critican y colaboraremos siempre que encontremos un terreno común. La agricultura es demasiado importante para permitir que las diferencias ideológicas detengan el progreso. Debemos hablar unos con otros y escucharnos mutuamente. Es el único modo de tender puentes».
 

Bayer

Bayer es una empresa multinacional con competencias clave en los ámbitos biocientíficos de la salud y la agricultura. Con sus productos y servicios, la empresa quiere ser útil a la humanidad y contribuir a mejorar la calidad de vida. Al mismo tiempo, el Grupo aspira a crear valor a través de la innovación, el crecimiento y una elevada rentabilidad. Bayer se adhiere a los principios de la sostenibilidad y, como empresa cívica, actúa de manera social y éticamente responsable. En el ejercicio 2017, Bayer contaba con unos 99.800 empleados y facturó 35.000 millones de euros. La inversión en capital ascendió a 2400 millones de euros y los gastos de I+D a 4500 millones. Más información en www.bayer.com.

 

Nota para los redactores:

Bayer celebrará hoy una teleconferencia de prensa (en inglés) sobre este asunto, que podrá seguirse en www.live.bayer.com:

- webcast del discurso de Werner Baumann y la ronda de preguntas (a partir de las 10.00 h CEST aproximadamente)

- grabación de la teleconferencia de prensa (a lo largo del día)

Puede consultarse más información en el sitio web www.news.bayer.com

- transcripción y diapositivas del discurso de Werner Baumann (a partir de las 10.00 h CEST aproximadamente)

 

Afirmaciones de carácter prospectivo

El presente comunicado podría contener «afirmaciones de carácter prospectivo». Los resultados reales podrían diferir sustancialmente de las estimaciones y los pronósticos contenidos en dichas afirmaciones prospectivas. Algunos factores que podrían provocar que los resultados reales difieran sustancialmente de las afirmaciones serían, entre otros, los siguientes: el riesgo de que las partes no consigan hacer efectivos (o no lo consigan en el plazo previsto) los aumentos de la eficiencia y las sinergias que se esperan de la integración o que fracase la integración del negocio operativo de Monsanto Company (en adelante, «Monsanto») en Bayer Aktiengesellschaft (en adelante; «Bayer»); que la integración de Monsanto resulte más difícil, consuma más tiempo o sea más costosa de lo esperado; que la facturación tras completar la transacción sea menor de lo asumido; que los costos operativos, la pérdida de clientes o los trastornos de la actividad empresarial (inclusive posibles dificultades para conservar las relaciones existentes con empleados, clientes o proveedores) sean mayores o más significativas de lo esperado tras la transacción; la posible pérdida de importantes empleados clave de Monsanto; la capacidad de las partes para cumplir las expectativas relativas al tratamiento contable e impositivo de la fusión; las consecuencias de la refinanciación de los créditos suscritos para hacer frente a la transacción; la repercusión de las deudas que Bayer contraería en relación con la transacción y su posible repercusión sobre la calificación crediticia de Bayer; las repercusiones de la fusión de Bayer y Monsanto, inclusive la futura situación financiera, el resultado operativo, la estrategia y los planes de la empresa conjunta; otros factores, descritos en el Informe Anual correspondiente al ejercicio que finalizó el jueves, 31 de agosto de 2017 presentado (formulario 10-K)  por Monsanto ante la U.S. Securities and Exchange Commission (en adelante, «SEC») y en otros informes presentados ante la  SEC, que pueden consultarse en http://www.sec.gov y en el sitio web de Monsanto (www.monsanto.com), así como otros factores descritos en los informes públicos de Bayer, que pueden consultarse en el sitio web de Bayer (www.bayer.com). Bayer no se compromete a actualizar las afirmaciones prospectivas del presente comunicado, salvo que la ley disponga lo contrario. Se advierte a los lectores de que no deben atribuir una fiabilidad indebidamente elevada a las citadas afirmaciones prospectivas, que sólo son válidas en la fecha de este comunicado.